Thursday, December 5, 2013

Guadalupe, el primer pastel



ya te conté esa historia ¿va Olga?
No.
Yo tenía nueve años, mamacita chula, o sea mi mamá todo el tiempo horneaba y yo de chute churute siempre con ella, siempre no, mami, ¿y esto que es? y le ayudo y bato y bato y quito y pongo, -Esperate, ya me vas a ayudar. Ya me vas a ayudar y ella hacía el pastel y yo a lo único que ayudaba era a voltiarlo, pero yo había hecho el pastel, te digo cuando yo quizas tenía unos mis cinco o seis años. Pero cuando yo ya tuve nueve años mi abuelo venía de Estados Unidos por primera vez a conocerme entonces yo quería darle algo diferente, algo que nadie le diera.  Dije voy a hacer un pastel y cuando estaba a medio hacerlo, a mano mamacita, sin batidora ni nada, pura mano, -Mami venga ayudeme. -Mire, me dijo, caraja, usted se metió a hacer eso.  Usted termínelo.
-Vaya dije yo, se le pelaron los cables. Entonces hicimos así.  Ella sólo me dijo, -ya no lo bata -ya no sé qué y vio.  Más o menos me supervisó, resultas que hice un pastelón grandote, esperate que cuando ya lo iban a partir y ya era la hora de comérselo yo me fui a meter debajo de la cama, porque tenía pena de que no iba a servir lo que yo había hecho, y mirá y mi abuelo tan lindo se fue a meter debajo de la cama a platicar conmigo, fijate que belleza.
Ay que ternura
Te digo que para mí fue algo tan importante en mi vida, o sea me marcó, fijate y me marcó para bien, porque él llegó y me dijo, -Mire, mi amor, en mi vida yo he comido un pastel tan rico como este que usted me ha hecho. Mire que ni en Estados Unidos hacen estas cosas tan deliciosas que usted me hizo.  Quiero que salga porque le quiero dar un abrazo y felicitarla. Yo, mira, para mí, eso fue el premio más grande que yo pude haber recibido. Eso me entusiasmó a mi para seguir en la cocina.

No comments:

Post a Comment